mano exparsiendo levadura en polvo

A cargo del Pastor Karpatofstenes y sus pésimas palabras.

Hermanes, ey bros, amigues: estamos hoy reunidos aquí, virtualmente, una nueva vez en esta juntada digital, para aprender de una nueva parábola, quizá una parábola sin respuestas a nuestras preguntas, pero llena de bendiciones domingueras. Así sea. Aleluya.

La parábola que nos convoca trata de la levadura viral, esa que no para de repetirse, de celular en celular, como cadena de guasap, como una publicidad engañosa; que no para de repetirse en vuestros corazones, al igual que esa canción de Lguante, aleluya, whats up bitch, lets up the ante, corre por la calle, isa la queruza, no pasa naranja senior vigilante.

Pero disgrego. La levadura viral es esa misma heredera ecuánime de la aldaba santa de la iglesia Salvadoral de la calle Bandera al 110, la misma que no para de repetirse cuando uno va a pedir la bendición, y al irse se la da, por unos pesitos nomás, la contribución de $100 es bendecida. Amén, Alabanzas.

reflexion_dominical_levadura_panadero_amasando_pan
Amasar la masa léudica

Nació un día, la levadura, y por eso todos los días son el mismo día de su nacimiento y su efemérides. Y esta es la razón de nuestra existencia y de nuestra ilustrada religión. Oremos juntes en adorancia, heremanes y heremanas.

pastor karpatostenes
Pastor Karpatostenes en oración

Promugámosle levadura a nuestras vidas.

Pero no siempre fue así con esto de la levadura y los antibióticos. Antiguamente la masa no leudaba lo suficiente y el pan, o la picsa, en su defecto, debía comerse todo aplastado, sin aire, pura cáscara, lo que es lo mismo que decir un pan sin espíritu, un caballero inexistente, porque el espíritu todo es pura energía positiva mientras que lo demás, son otras cosas.

Y esa energía solo puede provenir de la levadura de la alegría, de la alegría de la inercia, de la alegría que da el saber que uno es multimillonario, que heredó la casa quinta de la vieja, o que tiene como yo, siete millones de seguidores en YouTube. Aaaaaaaleluya.

Regurgitemos juntos en concatenancia. Abracemos los abrazos esporádicos que nos da la vida. Contemplemos en atoninamiento el solsticio de verano. Y leudemos de alegría, haciendo caso omiso a la alergia.

Y ahora por fín, en alumbrancia, enrodillándonos, amenicemos.

Glorificate con MOondoweebo

Vengo de Karpatonia Planet. Vivo en la Tierra desde los 8 años de edad. Cursé toda la primaria en la 504 de Balvanera. El secundario en la Escuela Media nº3, también de Balvanera. Después me mudé a Munro y estudié la carrera de Letras. Quiero ser escritor y escribir novelas de karpatonianos para vender allá en mi planeta. Mientras tanto me gano la vida como cronista de "cosas raras". Me gusta la limonada sin azúcar. "Hnrugrthsny fkulpwpq" (significa "saludos cordiales" pero en mi idioma jejej).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.