amora de moda y motores

Es universalmente conocido el caso de Aldo Toshiro Mugamoto, el primer uruguayo-japonés en declararle su amor a un robot y convivir con este hasta el día de su muerte (la de Toshiro, porque el artefacto recibió numerosos updates y nunca estuvo vivo que digamos).

Sin embargo el caso de Aldito Muga Muga, como lo llamaba cariñosamente el aparato, no es único. Una camada de especialistas aunada por Mondowebo realizó una investigación etnográfica en varios países del mundo y reportó numerosas y sorprendentes iteraciones del amor entre el hombre -o la mujer- y las máquinas:

  • Ornella Vanonni, la célebre modista sueca, mantuvo un largo romance con su Singer 120, una máquina de coser automática con un perfil estético ¨más que estimulante¨ según expertos robóticos. La relación llegó a un fin abruoto tras el suicidio de la Singer, afligida por serios problemas de drogodependencia.
  • Richard Ortega, un mecánico de la región metropolitana de Yucatán, comparte cama con el carter V8 de una antigua F100, hace ya seis años.

La relación comenzó casi como un juego, tropecé con una caja de herramientas y al caer sentí una conexión inmediata. Comprendí de golpe que siempre estuvo allí, en las buenas y en las malas, quién sabe desde hace cuándo… Tímidamente al principio – yo salía con el árbol de levas de un V ocho- nos fuimos conociendo y al cabo nos dimos cuenta que lo nuestro era más que una simple amistad. Así es que le propuse matrimonio. De la unión conyugal surgieron ya un carburador, un conversor catalítico, y un astro precoz del fútbol que acaba de firmar contrato con el Chivas.

  • Ingrid Scott Hauser, una martillera pública de Berlín, mantiene desde hace tres meses una ardiente relación con una tostadora eléctrica inteligente. Perturbado por las muestras de afecto hacia la innovación tecnológica, su marido, Otto Merkel, sostiene ahora chats amorosos con su smart TV, un Samsung LED de 40 pulgadas. 

Actor, dramaturgo y periodista. Tengo una amplia experiencia en medios de comunicación y transporte (trabajé 12 años en la 165, interno 76). Actualmente divorciado con aspiraciones a dirigir el campeonato anual de ajedrez virtual. Me gustan los juegos de pantalla y compartir momentos esporádicos con alguien que quiera pasarla bien, disfrutar de la vida y de todo lo que eso implica (por ejemplo, LaShonda jejeje). Nos estamos leyendo y escribiendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.